Agrupación Histórica de Banderas y Músicos Ciudad de Tudela
 

 

Antecedentes históricos de la Agrupación de Banderas y Músicos

Por curiosas circunstancias, que sería interesante conocer, los antiguos parroquianos de San Juan Bautista, desde los primeros años de la fundación de la Parroquia en 1517, gustaban de realizar exhibiciones pseudomilitares o procesiones con armas y banderas, durante sus fiestas más importantes.

Luis María Marín Royo, en su libro: “Costumbres, Tradiciones y Festejos”, en el apartado dedicado a las fiestas de abril y, en concreto, en lo referente a “Procesiones Armadas”, dice lo siguiente:

“Era ya costumbre antigua el que el domingo de Pascua los parroquianos de San Juan y San Jaime, (iglesias hoy desaparecidas, las cuales estaban ubicadas en las actuales plazas que llevan su nombre), iban en procesión a las ermitas de San Juan de Calchetas y Nuestra Señora de Mosquera, respectivamente. Salían en procesión con su abanderado en la cabeza, formando especies de compañías y desfilando a ritmo de tambores. Iban, igualmente, algunos con armas, portando espadas, picas (alabardas) y arcabuces. Acabada la procesión y una vez en la ciudad, entretenían a los vecinos el resto del día, para lo cual, y de acuerdo con los parroquianos, se hicieron, a cargo de las diversas parroquias, banderas de infantería y otros gastos. A causa de un incidente entre los desfilantes de una y otra parroquia en el año 1582, en que se enzarzaron en una reyerta sangrienta, fueron suspendidas por el Alcalde y Tribunal de la Corte, que se encontraba en Tudela, estas manifestaciones armadas. El Regimiento de la Ciudad consiguió, tras una buena explicación, que se deshiciese el mandato, volviéndose a tolerar las procesiones armadas de San Juan y de San Jaime, si bien en diferentes días y a condición de que no se gastasen en ellas dinero de las primicias de las iglesias”.

Estas curiosas noticias manifiestan con rotundidad el gusto de nuestros antepasados por “entretener a los vecinos con banderas de infantería”, lo cual denotaría también su gusto por tremolarlas o realizar exhibiciones con ellas.

     

En el caso concreto de la Procesión del Corpus Christi, también Luis María Marín Royo, en el libro anteriormente mencionado pero, en este caso, en el apartado de las fiestas de mayo dedicado al Corpus Christi, dice lo siguiente:

En la procesión iban también tamborileros y trompeteros que acompañaban al cortejo y que eran encargados de tocar durante el trayecto"

En Tudela las noticias más antiguas sobre la Procesión del Corpus, que hacen mención a músicos y danzantes, aparecen a finales del siglo XV, constatando la presencia de trompeteros y tambores. A lo largo del Siglo XVI se aumenta el número de estos, llegándose a contratar, incluso, músicos forasteros.

A la Procesión del Corpus de Tudela asistían todas las Cofradías, Gremios y estamentos corporativos con sus pendones o banderas, que agrupaban a la derecha o izquierda del Santísimo y que inclinaban y rendían ostensiblemente ante éste en señal de obediencia y acatamiento. Es curioso el pleito que entablaron los cofrades de la Santa Cruz y de Santiago el año 1559 por querer ir ambos con su bandera a la derecha del Santísimo.

Estos datos recogen la presencia de tambores y trompetas en dicha Procesión, y justifica la participación en el Desfile cívico del Corpus, de los músicos que forman parte de la Agrupación Histórica de Banderas y Músicos de Tudela. También la de los tremoladores de banderas, que realizan "La Reverencia" al Santísimo.