San Juan de Calchetas. Antecedentes históricos del Desfile del Domingo de Pascua.

Situación de Calchetas - Mapa - Archivo municipal de Tudela

San Juan de Calchetas era el destino de la procesión armada que los parroquianos de la antigua Parroquia de San Juan realizaban el Domingo de Pascua de Resurrección.

Esta ermita es la primera referencia segura y conocida que se hace de San Juan Bautista, como titular o advocación principal de una iglesia o templo.

Aunque existirían imágenes de San Juan en otras parroquias o conventos, es ésta de Calchetas la más antigua y próxima a Tudela, de la que El Bautista sería titular y Patrono principal por pertenecer, como Encomienda, a la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén.

Actualmente es un despoblado de la Merindad de Tudela, en el término de Cascante, situado a la derecha del río Queiles, sobre una prominencia entre Tudela y Urzante: el monte llamado Cabezomalla.

En documentos antiguos aparece con el nombre de Calcetas. Hasta la construcción de la Autopista Vasco-Aragonesa A-68, existieron las ruinas de la iglesia o ermita de San Juan Bautista.

Consta documentalmente que era una villa bien poblada, con una Torre muy fuerte e importante por su altura y el sitio ventajoso donde estuvo edificada; fue donada, juntamente con todos sus términos, por el Rey de Navarra, García Ramírez, en 1149 a D. Ramiro Garcés y sus descendientes, en atención a los servicios que había hecho a la Corona de Navarra.

Restos de la iglesia de San Juan de Calchetas - Ayuntamiento Tudela Bodega

En 1152 los ejércitos de Castilla y Aragón se apoderaron de Calchetas, volviéndose a recobrar al poco tiempo y continuando en poder de D. Ramiro Garcés hasta el año 1156, en que la vendió con todo su realengo, tierras, pastos, aguas, molinos y demás derechos a la Orden de San Juan de Jerusalén, y a su Prior, D. Guillén de Belmes, por 400 maravedís lupinos; cuya venta aprobó y confirmó el mismo Rey Don García Ramírez.

La Orden de San Juan de Jerusalén construyó en la zona más elevada de Cabezomalla una iglesia dedicada a San Juan Bautista y estableció en Calchetas una encomienda, cuyas dependencias comprendían posesiones en Milagro, Cadreita, Arguedas, Tudela, Urzante, Murchante, Pedriz, Azut, Corella y Fontellas.

Para evitar hostilidades, que podrían hacerse contra Tudela en los conflictos bélicos con sus vecinos, e impedir que sus enemigos ocuparan la Torre de Calchetas, se demolió ésta en 1167.

Se sabe que en 1381 estaba bien poblada. Pero, al poco tiempo, se fue despoblando, quedando desierta.

Consta que en el siglo XVIII ya estaba en ruinas y los terrenos de Calchetas quedaron asimilados a Urzante, lugar que también pertenecía a la Orden de San Juan de Jerusalén.

Únicamente permaneció la iglesia, convertida en ermita, a la que los parroquianos de San Juan de Tudela acudían en “Procesión armada” el domingo de Pascua de Resurrección.

Situación del emplazamiento de la iglesia

Los sanjuanistas conservaban aún esta ermita a principios del siglo XIX.

La jurisdicción espiritual ha pertenecido siempre al Ordinario de la Santa Iglesia Catedral de Tudela y, en reconocimiento a este derecho, la Orden de San Juan de Jerusalén pagaba anualmente un maravedí de oro, hasta que fue eximida de este pago en 1370, a cambio de otras compensaciones.

Con la construcción de la Autopista Vasco-Aragonesa A-68, quedó aplanado el cerro en que se asentaba la ermita, sus ruinas dispersadas y el lugar del poblamiento y el cementerio, sepultados bajo esta obra pública.