Desfile barroco del Corpus Christi de Tudela
 


 
El desfile del Corpus, una fiesta barroca


La fiesta del Corpus alcanza su mayor auge durante los siglos XVI y XVII, al incorporar los elementos profanos, populares y grotescos, llenos de colorido e ingenuidad, que la caracterizan. Es la fiesta barroca por excelencia.

38- Pagamos el Regimiento de la ciudad de Tudela Sebas/tian de Valencia y Martín de Peralta thessoreros de ella paga/reis a Phelippe Terren platero doce ducados por los Gigantes/ y Aytacharco (tarasca) que hizo a sus costas y fueron en las en las proce/ssiones del corpus y de la gloriossa sancta ana boto so/lemne de la ciudad que regocijaron aquellas por los/ dances que sicieron y tomad su quitamiento fecha en tudela a/ treinta de jullio de 1614. don Martin de Gota y Ere/dia don Hieronimo Ruiz de Ullan don Blas de Mirifuen/tes y Peralta Martin de Ferradillas Martin de Logroño por su mandado/ Hieronimo de Burgui secretario
Asiento del libro de cuentas del Ayuntamiento de Tudela en que aparece la mención de los primeros gigantes y la Tarasca. (1614)
Transcripción del asiento

Tudela, con su importante colegiata e influyente cabildo, no fue ajena a esa abigarrada explosión de parafernalia y elementos barrocos, que se expandió, especialmente, por el occidente católico y las colonias americanas y con la que se quería exaltar de forma grandiosa la solemnidad de la Fiesta de la Eucaristía.

Desde el año 1614 los archivos municipales mencionan la presencia de gigantones, cabezotas, caballicos, Tarasca y “otros ingenios” en la procesión del Corpus Christi. Así mismo, desde l580, se constata la participación en la misma de danzas, banderas, trompeteros y tambores.

En la actualidad, el Centro Cultural Miguel Sánchez Montes ha acometido la tarea de recrear las tradiciones históricas del Corpus de mayor contenido folclórico, popular y simbólico, teniendo especial cuidado en separar estos aspectos profanos de los estrictamente religiosos.

Esta recreación se basa en tradiciones del Levante conservadas hasta la actualidad, al constatar documentalmente, a lo largo de dos siglos, la presencia de cómicos ambulantes que traían cada año sus “danzas de valencianos” al Corpus de Tudela.

A la recreación de las tradiciones del Corpus Christi se une el homenaje a las tres Culturas históricas de Tudela, a la Ciudad y al Reyno de Navarra, buscando una simbiosis de elementos que se enriquezcan y complementen.

Teniendo en cuenta la intencionalidad y diversidad de estos criterios se ha optado por celebrar un desfile, que aglutine todos estos elementos la víspera de la festividad litúrgica del Corpus Christi, separado de la procesión religiosa.

Durante el desfile barroco del Corpus de Tudela tienen lugar seis escenificaciones, realizadas a lo largo del recorrido en diferentes lugares y escenarios de calle, que tratan de mostrar la ingenuidad, colorido y estética de la Fiesta Barroca.