Desfile barroco del Corpus Christi de Tudela
 


 
Aportaciones al proceso de recreación histórica. Año 2011

(Se realiza un Desfile cívico, independiente de la Procesión del Corpus Christi, el domingo anterior (19 de junio de 2011) a la celebración litúrgica de dicha Festividad

Se incorporan dos nuevos gigantes al Grupo de "Gigantes de las tres Culturas" , representando a los cristianos. También los 4 estandartes individuales de las tres culturas y el Reyno. El grupo de cabezudos "El Demonio y los pecados" presenta sus 2 primeros cabezudos: "El Demonio" y "El Pecado original", así como su estandarte. Bailan sus dos primeras danzas. A la Tarasca se le dota de humo y megafonía.


Comparsa Perrinche

Gigantes

Se incorporan 2 nuevos gigantes (cristianos) que con los 4 gigantes ya existentes, (Muza y Assona, - árabes -, Benjamín de Tudela y Solbella – judíos -) forman el conjunto de 6 gigantes: “Gigantes de las tres Culturas”, que participan en el Desfile cívico del Corpus de Tudela.

Estos 2 gigantes, que simbolizan a los cristianos, representan a:
El Canciller Villaespesa, Mosén Francés o Francisco de Villaespesa (Canciller del rey de Navarra Carlos III “El Noble”) y, su esposa, Doña Isabel de Ujué o Uxué, fallecidos en 1421 y 1418, respectivamente, que van en la comitiva tras los gigantes árabes y judíos (Muza, Assona, Benjamín de Tudela y Solbella), es decir, en tercer lugar.
Se han elegido estos personajes, para representar a los cristianos, por su gran importancia como mecenas del arte y protagonistas de la historia de Tudela y Navarra durante la Edad Media.

Se reproducen sus efigies y vestimentas con la mayor fidelidad, tal como aparecen en las estatuas yacentes de su mausoleo gótico de la Catedral de Tudela, en la capilla de Ntra. Sra. de la Esperanza, que fue patronazgo de su familia. Este mausoleo, junto con el retablo y reja de dicha capilla, construidos a expensas del matrimonio, constituyen el conjunto monumental de arte gótico más importante de Navarra y uno de los mejores de España, siendo considerados ambos esposos los mayores mecenas privados de las artes en la historia de Tudela.

Mosén Francés de Villaespesa
Doña Isabel de Uxué
   
Autor : Aitor Calleja Unzu

Las vestimentas son ricas y elegantes, como correspondían a personajes de tan alta dignidad y nivel social en su época. El Canciller Villaespesa, en su calidad de doctor en decretos y leyes, viste una elegante toga, dotada de amplias y largas mangas. Lleva un bonete, forrado de piel de astracán. Doña Isabel viste un espléndido vestido de color marfil con cintura tipo imperio, provisto de largas mangas puntiagudas y un alto cuello. Lleva un espectacular tocado, muy al gusto de la época.

Mosén Francés lleva su espada, que le acredita como caballero, en la mano derecha y el libro de leyes o decretos en la izquierda. Doña Isabel lleva las manos, casi juntas, debajo del pecho, y un collar de doble vuelta; una de las cuales, la más larga, pasa por debajo del cinturón y termina en una cruz. Ambos personajes llevan la heráldica de su apellido y nobleza (tal como figura en el frontal del mausoleo y sobre la reja de entrada a su capilla) en algunos elementos de su atuendo: El Canciller Villaespesa en el pomo de la empuñadura de la espada y Doña Isabel al final de la vuelta más corta del collar.

Los nuevos gigantes, al igual que los árabes y judíos, han sido realizados por Aitor Calleja Unzu y las vestimentas por la modista, Carmen Izco Aldaba. Sus características técnicas, medidas y dimensiones, así como la categoría de ropajes y adornos son similares y van en consonancia con los otros gigantes, ya existentes. El Canciller Villaespesa mide 3,70 metros de altura y pesa 44 kilos. Doña Isabel mide 3,75 metros de altura y pesa 41kilos.

Estandartes de los gigantes

Tras el estandarte de la Comparsa Perrinche y los 4 zaldikos de protocolo, va el estandarte “Una Ciudad, tres Culturas, un Reyno”, ya incorporado el año 2010. A éste le siguen, delante de todos los gigantes, los siguientes estandartes

Estandarte gigantes árabes

- Un estandarte, más pequeño que el general de “Una Ciudad, Tres culturas, un Reyno” de forma rectangular, casi cuadrado, que identifica a los gigantes árabes (Muza y Assona). El fondo es de color negro, bordeado de pasamanería y con fleco negro, inferior, de seda. En la parte superior, la palabra: árabes, en letras doradas. En el centro, la media luna en color verde. En la parte inferior, la palabra Tudela en caracteres cúficos-árabes, también dorados. El varal del estandarte, de madera, va adornado y rematado por la media luna.


Estandarte gigantes judíos

- Un estandarte, de tamaño y forma igual al anterior, que identifica a los gigantes judíos (Benjamín de Tudela y Solbella). El fondo es de color amarillo-ocre, bordeado de pasamanería y con fleco ocre, inferior, de seda. En la parte superior, la palabra: judíos, en letras doradas. En el centro, la estrella de David en color azul. En la parte inferior, la palabra Tudela en caracteres hebreos, también dorados. El varal del estandarte, de madera, va adornado y rematado por la estrella de David

 

Estandarte gigantes cristianos


- Un estandarte, de tamaño y forma igual a los anteriores, que identifica a los gigantes cristianos (Mosén Francés de Villaespesa y Doña Isabel de Ujué). El fondo es de color blanco, bordeado de pasamanería y con fleco blanco, inferior, de seda. En la parte superior, la palabra: cristianos, en letras doradas. En el centro, la cruz latina de la bandera de Tudela en color rojo. En la parte inferior, la palabra Tudela en castellano, con letras góticas, doradas. El varal del estandarte, de madera, va adornado y rematado por la cruz latina.

 

Estandarte gigantes del Reyno

- Un estandarte, de tamaño y forma igual a los anteriores, que identifica a los gigantes del Reyno de Navarra (Carlos III "El Noble" y Doña Blanca I de Navarra). El fondo es de color rojo, bordeado de pasamanería y con fleco rojo, inferior, de seda. En la parte superior, las palabras: “Reyno de” en letras estilo Tudor, doradas. En el centro, el escudo de Navarra antiguo, de blocas y remaches, en lugar de cadenas, con esmeralda central y rematado de corona real. En la parte inferior, la palabra “Navarra”, en letras estilo Tudor, doradas. El varal del estandarte, de madera, va adornado y rematado por la flor de lys.

Los estandartes son llevados por pajes vestidos de época, con igual vestimenta que el paje que lleva el estandarte general de “Una Ciudad, tres Culturas, un Reyno”.

 

Grupo de cabezudos enanos “El Demonio y los Pecados”


Se incorporan dos cabezudos “El Demonio” y “El Pecado original”, que inician la formación del grupo denominado: “El Demonio y los pecados”. Van situados en la comitiva delante de La Tarasca. Son acompañados por un grupo de músicos (gaiteros o chirimistas).

Cuando el grupo esté completo estará integrado, además, por otros 7 pequeños cabezudos (enanos), con cabezas de quitar y poner, que representan los 7 pecados capitales (Soberbia, Avaricia, Lujuria, Ira, Gula, Envida y Pereza), llevando el nombre de los mismos, delante y detrás del cabezudo, en la parte que apoya sobre el pecho y la espalda. Vestirán trajes barrocos.

 
El demonio
 
Pecado Original


“El Demonio” lleva una cabeza de quitar y poner, que representa al personaje con facciones deformes y grotescas, dotada de cuernos. Viste un atuendo de estilo barroco, adecuado a su simbología. Lleva un tridente u horca.
“El Pecado original” lleva una cabeza de quitar y poner que representa una cabeza de mujer, cuyo rostro denota tristeza (Eva consciente del pecado cometido) Sobre su cabellera aparece la serpiente que, desde la frente, donde rodea la manzana, se enrosca a su alrededor hasta el cuello. Viste un atuendo popular de mujer, de estilo barroco.

El demonio y el pecado original bailan dos danzas, de momento individualmente o en pareja y, posteriormente, cuando el grupo de cabezudos esté completo, junto a los siete pecados capitales, que se podrán acompañar de castañuelas. El demonio hace de director de las danzas, bailando alrededor de los pecados, introduciéndose en el centro cuando forman círculos, cruzándose entre ellos, etc.

También el diablo hace de “capitán de la tropa pecadora” durante el desfile cívico, bien en el correcalles bailado (próximo año) o aunque no medie la danza, haciendo pequeñas carreras para amenazar a la gente, seguido de los pecados; o en solitario, ejerciendo su papel de diablo: lanzando bravatas, emitiendo vocablos raros, haciendo amagos de ataque o gesticulando para producir temor. También, en algún momento, bien en solitario o acompañado de los pecados, podrá rodear a La Tarasca y los tarasqueros, haciendo con ellos muestras de complicidad, celebración y enaltecimiento del Mal (La Tarasca) hasta que sean dispersados y espantados por “la Doncella”, que dirá loas implorando la ayuda divina para ahuyentar “al Maligno y a sus seguidores”.

Los cabezudos “El Demonio” y “El Pecado original” han sido construidos en poliéster por Aitor Calleja Unzu.

Estandarte del Grupo de cabezudos “El Demonio y los Pecados”

Delante del grupo de cabezudos va un estandarte con la leyenda: “El Demonio y los Pecados”, de forma rectangular, terminado en escalón y medidas 1,35 x 0,99 metros, incluidas las jaretas. Está confeccionado con la técnica del repostero, sobre fondo de tela dorado, imitando a piel. La leyenda general del estandarte, en letras góticas de color negro, figura en la parte superior, bajo las jaretas. Debajo de dicha leyenda y hasta el final se representan los 7 pecados capitales, mediante serpientes en distinta actitud, dependiendo del pecado representado. Junto a cada una de las serpientes figura, también en letras góticas de color negro, el nombre del pecado correspondiente.

Estandarte del grupo de cabezuzos "El Demonio y los Pecados"

 

El escalón final del estandarte está ocupado por la soberbia, pecado del que emanan los demás (por eso van colocados los otros seis pecados encima, tres a cada lado, separados por pasamanería dorada brillante –simbolizando al oro falso (oropel), como falso es el pecado-). Se simboliza por dos serpientes con la manzana del pecado original (pecado de soberbia) entre ellas. La trasera del estandarte está realizada con diferentes telas (sedas, rasos y moarés). Se trata de 8 piezas desiguales de color negro unidas por cinta de raso roja, queriendo representar la oscuridad del pecado, la diversidad de su apariencia y su poder desintegrador. Es llevado por una persona vestida de demonio secundario (“acólito de Lucifer”), mediante un varal de madera.

Danzas del Grupo de Cabezudos “El Demonio y los Pecados”

Los cabezudos bailan tres danzas y un correcalles o pasacalles. Este año se presentan dos de las danzas que componen la trilogía: “El Minué del Demonio y los Pecados” y “El Baile de la Mingrana”. La otra danza que completa la trilogía y el correcalles se presentarán el próximo año.

. El Minué del Demonio y los Pecados
Es una danza con el ritmo que su nombre indica. Está compuesta para ser bailada por los 9 cabezudos que integran el Grupo. Si bien este año bailarán únicamente los cabezudos: “El Demonio” y “El Pecado original, que lo harán en pareja. A partir del próximo año se sumarán los otros 7 cabezudos (Pecados Capitales) y realizarán la coreografía completa.

El Demonio y el Pecado Original bailando el Minué. Al fondo la mingrana


Esta danza, junto con otra que se interpretará el próximo año y la del “Baile de la Mingrana”, constituyen una trilogía que simboliza el triunfo de “la Virtud” (la Doncella) sobre “El Mal” (el Demonio) y “Los Pecados” (cabezudos). En el Minué y la otra danza a estrenar el próximo año, los pecados, capitaneados por el Demonio, danzan, haciendo ostentación y regocijo del Mal. Ante la aparición de la Doncella, que les conmina a convertirse al Bien invocando a Jesús Sacramentado (Corpus Christi), renuncian al pecado (quitándose el cabezudo y dejándolo en el suelo), expulsan al Demonio y alcanzan la gracia.

. El Baile de la Mingrana
Es una “danza de valencianos”, idéntica en música y coreografía a la que se baila en el Corpus de Valencia. Al interpretar esta “danza de valencianos” en el Corpus de Tudela se quiere rendir homenaje a los oriundos de Valencia que vinieron a Tudela, durante más de un siglo, a bailar “gigantones”, “aytacharca” y danzas en el Corpus, cuya pista se sigue en los libros de cuentas municipales.

Trenzado de cintas con la mingrana cerrada.
 
La mingrana abierta una vez terminado el baile


Los pecados, desprovistos de sus cabezas tras bailar las dos danzas anteriores de la trilogía (simbolismo que representa a los que renuncian al mal y expulsan al pecado de sus vidas gracias al arrepentimiento, la conversión y el estado de gracia que concede la Eucaristía) realizan esta danza como celebración de “la Gracia” y veneración de la Eucaristía. Consiste en un trenzado de cintas alrededor de un mástil, rematado por la mingrana (granada) y sostenido por una persona. Al finalizar la danza, los danzantes se arrodillan inclinando la cabeza, sueltan las cintas y se abre la mingrana, mediante un mecanismo accionado por la persona que sostiene el palo de las cintas. La mingrana, que se abre en 4 trozos, deja ver en su interior una Custodia con la Eucaristía, a la que todos adoran y rinden pleitesía.

La Tarasca de Tudela

La Tarasca arrojando humo



La Tarasca dotada de humo y megafonía
Se dota a la figura de La Tarasca de un aparato expulsor de humo que hace que arroje humo por sus fauces. También de un pequeño equipo de megafonía que permite a La Doncella decir sus loas a través de un micrófono y con un alcance de sonido medio.
Estos aparatos y artilugios de humo y sonido, conectados a una batería, están instalados en el interior de la figura.