La Muerte calaña
 


 

Es un colectivo del Centro Cultural Miguel Sánchez Montes de Tudela que realiza una actividad de recreación histórica, destinada a recuperar, mantener y exhibir las tradiciones históricas de la Festividad del Corpus Christi de Tudela, adaptándolas a la actualidad para participar especialmente en el Desfile barroco del Corpus y encargarse de representar al personaje viviente “La muerte” y a sus acompañantes, músicos y portaestandartes.

Se coordina con los otros colectivos de recreación histórica (Agrupación Histórica de Banderas y Músicos de Tudela – Colectivo “La Tarasca de Tudela”), folclórica (Gigantes, zaldikos y cabezudos), musicales (gaiteros) o de danzantes, que participan o pudieran participar en el Desfile barroco del Corpus Christi de Tudela.

Personaje viviente "La muerte" y portaestandartes.

Su labor fundamental es la de representar cada año la figura de “La Muerte” y sus acompañantes para su participación en el Desfile barroco del Corpus y la representación, durante el transcurso del mismo, del auto sacramental “Escenas barrocas del Bien y del Mal” junto al grupo de cabezudos “El Demonio y los Pecados” y el colectivo “La muerte calaña”.

El colectivo “La muerte calaña”, cierra la parte simbólica del desfile, que comienza con el grupo de cabezudos “El Demonio y los pecados”, seguido del colectivo “La Tarasca de Tudela”. Su posición, al final del ciclo simbólico del desfile, no es casual. Hace alusión al significado que la muerte tenía en el barroco, como recordatorio permanente a las gentes de la brevedad y fugacidad de la vida (“Tempus fugit”) y de su presencia inexorable (“Némini parco”).

Músicos

El colectivo está compuesto por 7 personas: (el personaje “la muerte”, tres portaestandartes y tres músicos).vestidas, de pies a cabeza,rigurosamente de negro, y con la cara cubierta por un velo.

La actitud de los componentes debe ser de absoluto silencio y sobriedad, nada grotesca, dando una sensación tétrica, de respeto y temor.

El colectivo se constituye en junio de 2012 y participa en el Desfile barroco del Corpus del mismo año con cuatro componentes: el personaje “La muerte” y tres portaestandartes.

El año 2013 se suman al colectivo tres músicos, uno portando sendas campanas de mano y otros dostocando timbales “destemplados”.

 

Personaje viviente “La muerte”

Este personaje es el componente principal del colectivo, representando a “la muerte”, lo que simboliza mediante la guadaña que lleva y en cuya hoja se pueden leer sendas leyendas a cada lado: una en latín “Némini parco” y otra con su traducción al castellano: “A nadie o a ninguno perdono”.

 

La guadaña, la lleva apoyada sobre el hombro o sujeta con las dos manos durante el desfile. Durante las paradas y actuación podrá mover la guadaña, a derecha e izquierda, arriba y abajo, en varias ocasiones, queriendo representar “la siega de vidas”. Nunca hará mención de acometer al público.

Viste una amplia túnica sin cinturón, larga hasta los pies, totalmente de color negro con pasamanería dorada en bajos y aberturas laterales por donde salen los brazos, careciendo de mangas. Sobre esta túnica lleva otra sobretúnica similar, confeccionada totalmente con gasa negra, más amplia, ligera y vaporosa, que realza el efecto espectral del personaje. Se cubre la cabeza con una capucha que va unida a la túnica y el rostro con velo de gasa. Lleva guantes largos y zapatos, también de color negro.

 

Los portaestandartes

Iniciando el colectivo va un componente llevando el estandarte de “La muerte calaña”, réplica del estandarte que conserva la Hermandad del Santo Sepulcro de Tudela y que se sacaba en la procesión barroca del Viernes Santo. Tras él va el personaje “la muerte”

A continuación, tras el personaje “la muerte” dos portaestandartes, emparejados, portando sendos estandartes con las leyendas: “Némini parco” y “Tempus fugit”.

Su actitud en el desfile y actuación debe ser de total silencio, inmovilismo y sobriedad.

Visten túnica, capucha y velo iguales a los del personaje “la muerte”, aunque las túnicas van dotadas de mangas acampanadas con pasamanería dorada en las bocamangas. No llevan sobretúnica de gasa.

Los estandartes en caso de inclemencias meteorológicas durante la celebración del desfile,como fuerte viento o lluvia, no son sacados en el mismo para protegerlos y evitar su posible deterioro. En este caso los portaestandartes los sustituyen por elementos u objetos simbólicos, realizados en cartón-piedra, que tienen relación con la muerte.

Estos tres elementos son: la calavera con las dos tibias cruzadas (la muerte es inexorable), el reloj de arena (la vida es fugaz) y la balanza (en la que serán pesadas las buenas y malas obras del difunto para decidir su destino final: el Cielo o el Infierno

 

Los músicos

Para dar mayor solidez y contenido al colectivo participan tres músicos, que deberán resaltar el carácter lúgubre y macabro del conjunto.

Uno de ellos porta sendas campanas de mano que va tañendo con diversos toques, acompasados con los timbales. Va delante de los otros dos músicos, ocupando una posición central.

Los otros dos músicos, que van emparejados tras el anterior, tocan timbales “destemplados”, carentes de resonancia y destensados, para que sus golpes tengan un sonido más tétrico.

Su actitud debe ser de silencio y sobriedad, con paso espectral y cansino, aunque durante su participación y actuación en el auto sacramental tengan momentos de toque frenético y de gran fuerza, siempre siguiendo instrucciones del músico que lleva las campanas y que también, durante el desfile y actuación, cambiará de toques, cadencias y posturas de brazos y manos para lograr momentos de mayor efectismo e intensidad.

Visten túnica, capucha y velo iguales a los portaestandartes con la única diferencia de que las mangas terminan en puños cerrados para facilitarles el toque de los tambores.