La Guardia de Alabarderos en el desfile de Pascua y procesión del Ángel

Los escritos que hablan de la participación de los antiguos parroquianos de San Juan en las “Procesiones armadas” del domingo de Pascua de Resurrección, al menos desde 1582, propiciaron la recuperación de aquella tradición.

Si bien, en la actualidad, hubo que darle otra finalidad, ya que la ermita de San Juan de Calchetas, objeto y destino de aquellas procesiones, ya no existía.

Pero quedaba la constancia del desfile que, por las calles de Tudela, realizaban aquellos antepasados a su vuelta.

Se decidió, por tanto, recuperar ese Desfile del domingo de Pascua de Resurrección, que tendría por objeto acudir a la ceremonia de “la Bajada del Ángel”, celebrada también desde antiguo y que se había conservado hasta hoy.

La antigua finalidad de ir a San Juan de Calchetas se cambiaba por la de dar escolta y guardia de honor a la imagen de la Virgen en la Procesión del Ángel.

 

Los Alabarderos no deben restar el más mínimo protagonismo a la ceremonia de la Bajada del Ángel, en la cual no intervienen, sino ceñirse exclusivamente a su papel de escolta en la Procesión, aportando su vistosidad, sobriedad y distinción a la misma.

 

 

La participación de los Alabarderos comienza con el Desfile, desde la sede del Centro Cultural, a través de las principales calles de Tudela, hasta llegar a la Catedral.

La Guardia de Alabarderos, seguida del séquito de acompañamiento, escolta la imagen de la Virgen en la Procesión, desde su salida de la Catedral.

 

 

 

 

Durante la ida a la Plaza de los Fueros los Alabarderos llevan sus alabardas a “la funerala”, en señal de luto y duelo por la muerte de Cristo y haciéndose partícipes del dolor de María.

 

 

 

Al llegar la Procesión a la Plaza de los Fueros los Alabarderos se sitúan frente a la fachada de la “Casa del reloj” y esperan a que el Ángel, una vez ha salido del templete y realizado su recorrido hasta el centro de la Plaza, quite el velo de luto a María. Momentos después cambiar sus alabardas a la posición de escolta.

Una vez terminada la ceremonia, el Ángel se incorpora a la Procesión y se regresa a la Catedral, donde, ya en su interior, los Alabarderos rinden honores al Santísimo, para regresar, de nuevo en desfile por el centro de la ciudad, a su sede del Centro Cultural.

Participan todos los componentes de la Guardia de Alabarderos, acompañados por los Ministriles (3 tambores y 3 timbaleros y un portaestandarte) que marcan el ritmo del desfile.

También asisten, como séquito de acompañamiento, cinco Chambelanes y cinco Pajes, que portan lábaros, gallardetes, lanzas y estandartes.

El primer Desfile del domingo de Pascua de Resurrección y participación en la Procesión del Ángel, de la Guardia de Honor de Alabarderos de San Juan Bautista de Tudela, tuvo lugar el 31 de marzo de 2002.