Desfile cívico de San Miguel
 


 
El arcángel Miguel en la religión y en el arte.


El arcángel Miguel, desde los primeros tiempos del cristianismo, ha acaparado la devoción y el fervor de muchos creyentes. Es considerado por diversas religiones el Jefe de los ejércitos de Dios.

La Iglesia Católica lo considera patrono y protector de la Iglesia Universal y ve a San Miguel como el primero y principal de los arcángeles (Miguel, Gabriel y Rafael), aunque la tradición cristiana oriental reconoce también la existencia de 4 arcángeles más (Uriel, Raguel, Remiel y Sariel).

Como arcángel pertenece a uno de los 9 órdenes de coros angélicos o celestiales, a su vez distribuidos en 3 jerarquías o grados, tal como la tradición más admitida clasifica a estos seres espirituales.

Los coros angélicos, en orden de potencia decreciente, serían:

- Primera jerarquía: (Tienen la función de consejeros divinos)
SERAFINES, QUERUBINES y TRONOS.

- Segunda jerarquía (Tienen la función de gobernadores del Cielo)
DOMINACIONES, VIRTUDES y POTESTADES

- Tercera jerarquía (Tienen la función de mensajeros divinos)
PRINCIPADOS, ARCÁNGELES y ÁNGELES.


Por tanto San Miguel como arcángel tendría, principalmente según la teología cristiana, la función y misión de mensajero y enviado divino.

Será el encargado de tocar la trompeta el día del Juicio Final y pesar en la balanza las almas de los difuntos para determinar su destino: El Cielo o el Infierno.

Pero, sobre todo, se le considera el vencedor de Lucifer (enemigo principal de Miguel por ser el arcángel o príncipe de los ángeles caídos o del mal, rebelados contra Dios).

San Miguel en la Capilla del Espíritu Santo.
Catedral de Tudela

En el arte es representado como un ángel guerrero, con armadura de general romano, amenazando con una lanza o espada a un demonio, dragón o ser maligno al que pisa o aplasta, quedando vencido a sus pies. También aparece pesando las almas en la balanza, labor en la que, según la tradición, Miguel tomará parte, una vez convocada la humanidad al Juicio final.

Casi siempre, en sus imágenes o representaciones, aparece la leyenda latina: “QUIS UT DEUS” o “QUI SICUT DEUS” (Quién como Dios), significado del nombre del arcángel y lema o grito guerrero que, según la tradición, empleó San Miguel al capitanear los ejércitos celestiales y entrar en batalla para vencer a las huestes del Mal.

Este lema puede aparecer completo o sólo con las letras “Q S D” y suele figurar en un escudo o cartela que lleva San Miguel en la mano izquierda, mientras empuña la espada con la derecha. A veces vemos estas letras en la misma espada o sobre la coraza.

 

Principales representaciones de San Miguel en Tudela

Son numerosas las imágenes de San Miguel que existen en Tudela y que denotan la popularidad e importancia de su devoción.

San Miguel y el demonio
Dovela Puerta Juicio - Catedral Tudela


En la puerta del Juicio de la Catedral de Tudela aparece San Miguel, esculpido en una de las dovelas de la mitad de la portada, en que se representan las escenas del infierno. Blandiendo su espada tira con fuerza de uno de los cuernos de Satanás y lo empuja con furia.

También destaca la imagen escultórica que se halla sobre la reja de entrada de la capilla de Santa Ana en la Catedral. Su presencia ahí no es casual, sino para recordar que dicha capilla había estado inicialmente dedicada al arcángel, cambiándose su advocación al construirse la capilla barroca para la patrona de Tudela en el lugar que ocupaba la anterior.

Reja de entrada Capilla Santa Ana
Cuadro de Vicente Berdusán
Catedral de Tudela
Convento Clarisas de Tudela


También hay que mencionar la bella talla de San Miguel que se guarda en la parroquia de San Jorge, de un estilo barroco, que recuerda al colonial americano.

No hay que olvidar la gran imagen de San Miguel de la iglesia de San Nicolás, que era la titular de la desaparecida parroquia de San Miguel de Tudela, trasladada allí al cerrarse ésta por ruina inminente.

En cuanto a cuadros y representaciones pictóricas son numerosos y de diverso estilos las que se conservan en iglesias y conventos de Tudela. Destacaremos como el más relevante el lienzo barroco pintado por Vicente Berdusán, que se conserva en el convento de Clarisas de Tudela
.