La Tarasca de Tudela
 


 
La Tarasca de Tudela ( La figura ).

 

La Tarasca es una representación grotesca de un ser maligno, oscuro y cavernoso, para hacer patente que representa al Mal absoluto.

Su aspecto infunde terror, destacando su cabeza movible, dotada de un cuerno frontal, grandes orejas, ojos sanguinolentos, barba y enorme boca, que abre y cierra, provista de colmillos puntiagudos. Tiene un gran corpachón, como de anfibio, joroba prominente, dos pequeñas alas membranosas, 4 patas en forma de garra, dotadas de cuatro dedos cada una, y una larga cola articulada que se mueve, de lado a lado, al desplazarse la figura.

Mide 4 metros de cabeza a cola, 1,60 metros de anchura máxima y 1,90 metros de altura. Está realizada en poliéster sobre armazón de hierro y va recubierta en su parte central y superior, incluyendo la cola, de escamas hechas con tela endurecida, encolada y barnizada. La parte inferior del cuerpo y cola, así como la cabeza están pintadas y barnizadas. Todo el conjunto presenta un colorido en el que predominan los verdes y marrones oscuros, para dar una sensación tenebrosa, repulsiva y de terror. Los bajos de la figura, a fin de cubrir las ruedas y la plataforma de la base, van tapados y rematados por una tela gruesa de color marrón oscuro.

Tarasca y tarasqueros - Corpus de Tudela 2010

 

La figura se desplaza sobre 4 ruedas, siendo hueca en su interior, al que se accede por una puerta lateral disimulada, permitiendo la presencia, sentado, de un tarasquero para el manejo manual de varios mecanismos de movimiento de los que va dotada. Estos mecanismos son manuales y mecánicos, accionados por un manillar, poleas y cuerdas, sin ningún tipo de motorización, siendo fiel a los que se utilizaban en la época barroca.

También se le ha dotado de una batería que permite la existencia de una máquina de humo, que la Tarasca arroja por la boca a través de un tubo interior. También emite sonidos a modo de gruñidos para acentuar el efecto de terror y agresividad.

Es empujada y guiada por cuatro tarasqueros con el Tarasquero Mayor, al mando.

La Tarasca, durante su recorrido, mueve boca, cabeza, alas y cola, haciendo mención de amagar o arremeter contra los espectadores (tarascadas), especialmente la chiquillería.

La Tarasca y la Doncella - Corpus de Tudela 2010

La Doncella va caminando delante de La Tarasca, llevándola sujeta por una larga cinta a modo de correa. Es representada por una niña de 7 u 8 años, vestida de blanco, que puede tener diversos significados (la doncella virginal e inocente que somete a la bestia maligna, la Eucaristía que triunfa sobre el Pecado, Santa Marta que vence al Mal invocando el nombre de Dios y proclamando su Fe en Cristo, en definitiva: el triunfo del Bien sobre el Mal). Lleva un pequeño varal con un estandarte en el que figura una representación simbólica de la Eucaristía, rematado por el monograma de Cristo (crismón).

Cabeza modelada en barro
Armazón de la Tarasca

La construcción y creación de La Tarasca de Tudela es obra del artista pamplonés, Aitor Calleja Unzu, autor de varios gigantes y zaldikos de la Comparsa Perrinche.


Otras Tarascas

Tarasca de Barcelona
Tarasca de Burgos


Tarasca de Zamora
Tarasca de Granada